Sobre novelas e imágenes subliminales

hand-814694_960_720

El artículo de hoy es muy especial, porque os voy a revelar un secreto sobre mensajes subliminales, aunque más que mensajes, son imágenes subliminales. Se trata de algo que he puesto en práctica hace poco para conseguir más ventas. Os lo cuento:

Este viernes pasado por la tarde, día 22 de abril, fui a un colegio a dar dos charlas a dos clases de jóvenes de 15 años, aprovechando que al día siguiente era el Día del Libro.

Varios amigos míos profesores me habían avisado de que, sin duda, los 15 años es la edad más complicada y de que habría gente armando jaleo o pasando del tema..

Yo estoy bastante habituado a hablar en público porque doy cursos, pero a pesar de ello nunca me acabo de acostumbrar y me da un poco de respeto siempre. Por eso, temía agobiarme si pasaban por completo de mí, o aburrirlos, que es peor.

Pero claro, yo suelo hablar a personas (casi todo hombres) de entre 25 y 55 años, muchos de los cuales hace más de veinte años que no pisan una clase, y muchos de ellos con el graduado escolar y gracias (y otros muchos sin él). Hablo de los pesados maravillosos cursos sobre prevención de riesgos laborales que de forma más o menos habitual doy.

Esta vez era diferente, ya que no era soltar un rollo que he soltado cientos de veces sobre lo importante que es que se cuiden en el trabajo (aderezándolo con episodios reales de amputaciones, aplastamientos y muertes, que es la parte que más disfruto), sino hablar de una de mis grandes pasiones: la escritura.

Como os podéis imaginar, la cosa cambia mucho. Además, yo sigo siendo un niño (que se lo pregunten a mi mujer), así que me sentí como en casa, soltando paridas y haciendo un poco el payaso. Vamos, que estaba, lo que se dice, desatado, y lo pasé pipa.

Mater Dei charla Jaime Blanch.jpg

Aquí estoy metido en el ajo. Menos mal que no me han sacado la foto  en el momento en el que me ponía a cuatro patas, mejor.

No se trataba de ir a vender mis novelas, sino a hablar desde el punto de vista de un escritor.

Así que me preparé una presentación con mi booktrailer de la saga, las portadas de mis libros, las imágenes que mi hermano me hizo de muchos de los personajes, además de capturas de pantalla de mi blog, de la web de Amazon, de los pasos a seguir para autopublicar… e incluso de los comentarios de mi Troll. La idea era hacerlo divertido y creo que resultó, sobre todo cuando puse las valoraciones que mi Troll particular había escrito sobre mis novelas. Nos petamos de risa.

Además, fui preguntando a los alumnos para conocerles un poco, sobre sus libros favoritos, lo último que habían leído y cosas así. De hablar con estos cerca de cincuenta jóvenes de quince años saqué tres conclusiones:

  • Menos de la mitad lee.

  • Leen mucho más las chicas que los chicos.

  • Muchas de las chicas leen basura.

Con respecto a lo de basura, supongo que pensaréis que es una opinión subjetiva mía, pero no, y ahora os lo explico.

En este caso hablo de After, la saga que está triunfando entre las adolescentes de todo el mundo. Es como 50 Sombras de Grey, pero en adolescente y que conocí hace poco gracias a este post. Es decir: chica virginal, buena estudiante y modosa que conoce a tipo impresentable, sinvergüenza y que le da al tiqui-taca más que los protagonistas de las películas triple X y que se dedica durante todo el libro a humillar a la chica, reirse de ella, intentar controlarla, imponer su voluntad, y un largo etcétera. ¿Cuál es el problema de la novela? Que las chicas, después de leerla, ¡desean tener un novio como ese! ¿Un novio que te insulte?¿Que te humille? ¿Que te controle? ¡Por favor!

Esta novela me vendrá muy bien para mis hijas. Ahora son pequeñas pero, cuando crezcan, les leeré algunos párrafos de esta preciosidad y les diré: de esta clase de gilipollas huid.  A ver si funciona…

Volviendo al tema, que me he ido un poco, la verdad es que me lo pasé pipa esa hora y media que estuve con ellos.

Sin embargo, yo tenía un interés adicional en todo esto, y era que quería que los chavales se leyeran mis novelas. Así que estuve pensando la forma de hacerlo, y se me ocurrió que podía utilizar mensajes subliminales que irían intercalandos en la presentación.

Dice la wikipedia que «un mensaje subliminal es un mensaje o señal diseñada para pasar por debajo (sub) de los límites (liminal) normales de percepción».

Yo no soy psicólogo ni nada, pero diseñé varios sutiles mensajes subliminales, para que les pasaran desapercibidos pero su cerebro los captara y así obtener ventas.

Así que en este artículo quería poneros las imágenes subliminales que utilicé. Las tenéis a continuación. Seguramente no veréis nada raro, os parecerán imágenes normales.

Pero, os aviso: si no habéis leído mis novelas, igual al acabar el post os entran ganas locas de hacerlo sin saber por qué.

Estais avisados. Si seguís leyendo es bajo vuestra responsabilidad.

Os aviso que los mensajes subliminales que he usado son muy sutiles, seguramente ni los veréis.

Último aviso, no sigas…

Tú mismo, aquí van…

 

 

chica Luminion_opt

 

 

Darth Vader Luminion_opt

 

23-1-4-Leonidas Luminion_opt

 

tio sam Luminion_opt

YA ERES MÍO. LOS MENSAJES SUBLIMINALES HAN PENETRADO EN TU MENTE SIN QUE TE DES CUENTA. AHORA, VE Y COMPRA.

¿SE OS OCURREN MÁS MENSAJES SUBLIMINALES?

——————

¿Quieres estar al corriente de novedades y recibir relatos gratuitos?

SUSCRÍBETE

Esta entrada fue publicada en Blog, Escritor, lector y padre y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Sobre novelas e imágenes subliminales

  1. María José Romero dijo:

    Claro que has tenido que tener éxito Jaime, mi hijo tiene 15 años y está totalmente entregado al Universo Luminion, así que no me extraña que esos chavales te escucharán con los ojos bien abiertos. Seguimos esperando la siguiente entrega.

    • James dijo:

      Muchas gracias por al apoyo, vale millones!! Tendréis que esperar todavía unos meses, que tengo otro asunto entre manos.

      Un abrazo virtual y gracias de nuevo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *